lunes, octubre 22, 2007

¡Oh Espíritu Santo!, alma de mi alma, te adoro; ilumíname, guíame, fortifícame, consuélame, dime que debo hacer, ordéname.

"Yo rogaré al Padre y les dará otro Intercesor que permanecerá siempre con ustedes. Este es el Espíritu de Verdad que el mundo no puede recibir porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes saben que él permanece con ustedes, y estará en ustedes" (Jn 14, 16-17)

Recuerdan esta promesa, quiero hoy contarles como esta promesa se hace carne, cada día de mi vida, como descubrí que mi señor estaba ahí y yo sin saberlo, perdiendo tantos años de mi vida.
Como muchos saben soy un artesano de la madera, como la familia de nuestro Señor, recibí muchas señales y no me daba cuenta o no quería ver. y un 22 de mayo, día de santa Rita, aconteció una señal que no podía ignorar, por que un "milagro" no lo podemos evitar, no podemos dejar de verlo cuando esta frente a nosotros se ve si o si.
Mi hijo recibía sus armas en su servicio militar, ceremonia que se alargo, complicando la entrega de ese día, una vez en casa todos nos pusimos a trabajar en pos de ese objetivo, cumplir la entrega. fue un día muy frió, y el barniz necesita una temperatura promedio de 18 a 20 grados, tempere el ambiente y (grave error) calenté el barniz a baño maría en la cocina, tome el barniz sin apagar la llama y procedí a manipular estos elementos mientras se producía una estela de gas muy explosivo, esta estela llego a la llama, que viajo por el aire haciendo explosión el recipiente en mis manos impregnando mi cuerpo con un solvente encendido. muy presuroso giro sobre mi centro, para tomar un extintor y resbalo sobre el liquido encendido, con un último y fatal pensamiento. "Todo se acaba y dejo a los mios en la miseria", !pero no¡ el Señor así no lo había dispuesto, cuando siento una mano por sobre mi cuello arrebatando de las llamas, era mi hijo, que por este hecho quemo sus bellos del brazo, cejas y el moñito militar todo chamuscado, mientras el ahora extinguía el fuego yo bajo la ducha retiraba mi humeantes ropas, llegaban vecinos y familiares en auxilio y que creen, nada ni una marca en mi cuerpo, nada.
Siempre fui un hombre de fe, pero después de estos acontecimientos, que fueron como una purificación en fuego, pues habiendo vivido a destajo mi vida sin miramientos, lo que se llama un puta madre. Hoy no pasa un día sin que yo no atiendas a mi Señor primero y durante todo el día ofreciendo mi trabajo en oración a él.

Etiquetas:

12 Comments:

At 22:20, Blogger Alemamá said...

¡Qué bonito testimonio, Yhallo!
saludos y que el Señor te siga bendiciendo. ¿Cómo va tu nieto?

 
At 08:26, Blogger mueblestilo (yhallo) said...

gracias amiga mia, ¿mi nieto? regaloneando, regaloneando, gracias a Dios.

 
At 09:26, Blogger Evan said...

Y cuantos milagros más pasamos por alto... los tenemos ante nuestros ojos y no reaccionamos.

Me llega tu manifestación de fé!

Que alegría leer que tu nietito está bien!

Saluditos!

 
At 10:35, Blogger Barquisimetana said...

Que hermoso testimonio de fe y de certeza de que Dios está vivo y entre nosotros, regalandonos sus dones y sus bendiciones, siendo nuestro apoyo y fortaleza todos los días de nuestra existencia...
A veces necesitamos de esos "golpes" para darnos cuenta de lo que hace Dios en nuestras vidas... Yo agradezco cada golpe y tropiezo que me ha llevado a Dios y a abrirle las puertas de mi vida...
Un Abrazo, y bendiciones para ti, tu nieto y toda tu familia!

 
At 17:31, Blogger Monica said...

Seguro que existen los milagros !!!cuantos hay que no los vemos ( o preferimos no darnos cuenta)porque a veces creo que es muy duro aceptar tanto amor que nos da el padre, sin pedirnos nada,
Cuando nos damos cuenta que alguien nos ama tanto sentimos la responsabilidad de retribuirlo, y creemos que no somos capaces, pero si fuimos hechos a su imágen porqué dudar.
Besos para vos y tu hermosa familia.

 
At 23:42, Blogger Cardo said...

Cuantas veces nos negamos a ver lo evidente ¿habrá algún ser más "porfiado" que el ser humano?
De verdad un bello ejemplo del amor de Dios y su infinita bondad. Hermoso testimonio.

Qué bueno saber que tu nietito está disfrutando de vuestro amor ¡muchas bendiciones para él y para ustedes!!!

Cariños!

Cardo.

 
At 15:22, Blogger Semilla said...

Tu historia es buenisima, impactante. Estabas perdido y El salió a tu encuentro. Otra prueba de que El es el Buen Pastor.
Me alegra que tu nieto ya se haya recuperado.
Cariños miles

 
At 19:15, Blogger Eddy said...

Hola yhallo

Me encanta tu manera de ver la vida y admiro tu gran fé...

Te dejo mis cariños....

 
At 03:51, Blogger Eddy said...

Hola Yhallo

Hoy solo paso a saludar y a desear una linda semana...


Te dejo miles de cariños...

 
At 19:48, Blogger Eddy said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 
At 12:15, Blogger Águila libre said...

Hola mi querido Yhallo: que alegría encontrarme a mi vuelta con que tu nieto está bien. Me alegro de corazón.

Tengo harto que hablar con respecto a tus post anteriores, pero voy saliendo a buscar a la Pía al colegio, asi es que a la vuelta te comento mi pensamiento.

Con respecto a este post, yo gracias a Dios nunca he perdido mi fe, sé que Dios nos pone en todo momento pequeños y grandes milagros en nuestra vida, desde darnos cuenta a tiempo de un gran error que podemos cometer, hasta cosas tan impresionantes como la que viviste tu, salvar ileso de un gravisimo accidente.

Nunca olvido lo que me enseñaron "no se cae ni un pelo de tu cabeza sin la expresa decisión del Padre", y aunque a veces las cosas no las vemos en el momento, tarde o temprano nos damos cuenta de cuantas cosas han pasado por nuestro bien aunque en ese mínuto nosotros pensamos que Dios no está con nosotros en ese minuto.

De ahí el estar agradeciendo y pidiendo es mantener la cercanía con Él, total, en todos nuestros mínutos de desesperación, sólo nos queda recurrir a Él, pues sólo Él es el dueño de nuestras vidas.

Vuelvo pronto, tengo mi opinión personal con respecto a lo que pasa con las niñas en estos momentos en nuestra sociedad y te dejaré en ese post mi opinión.

Un beso, gracias por estar, y un fuerte beso a tu nieto, que Dios lo siga protegiendo y bendiciendo al igual que a toda tu familia,

Pay

 
At 17:38, Blogger Carolina said...

Hola yahllito, me emociono tanto tu historia, no se si te acuerdas de mí, yo soy la ingrata que vivía en Brasil y que ahora volvio a Chile hace un par de meses.
Esta historia de infinito amor de Dios es digna de ser compartida a los cuatro vientos, yo también soy testigo en mi vida del amor de Dios, así en cosas tan concretas como el Don de la vida.
Te agradezco por tu entrega.
Carito

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home